Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
Vivo al límite...

Españolas con problemas en los implantes de silicona

14 Mayo 2017

Una empresa norteamericana busca a las cerca de 13.000 mujeres españolas que han recibido sus implantes de silicona para que puedan demandarla por ello. Será el mundo al revés, sí, pero es tal el afán de Dow Corning Corporation por conseguir su propósito que el próximo jueves pondrá en marcha una campaña publicitaria en toda España.
El mensaje, de resultar parecido al que invadió los medios de comunicación norteamericanos, sonará tal que así: «Aquellas mujeres que han sido operadas con implantes de senos deben actuar ahora para defender sus derechos».

Lo cierto es que no es amor al consumidor lo que mueve a la maltrecha multinacional a perseguir a quienes pueden sacarle hasta 1.200 millones de pesetas de indemnización, como ya hiciera en 1995 Charlotte Mahlum, de 46 años, tras demostrar que sufrió problemas de salud por culpa de la silicona. Se trata de una imposición de la Justicia norteamericana y de un proceso que al otro lado del Atlántico ha sumado más de 400.000 reclamaciones.
Ahora bien, ¿tan difícil es encontrar a las posibles denunciantes españolas? Todo apunta a que sí, y la razón está en que muchas de ellas prefieren mantener discretamente su cambio estético. «Es algo que mucha gente no quiere que se sepa. Además, la mayoría no sabe qué tipo de implante recibió», confirma un portavoz del departamento sanitario de la Unión de Consumidores de España (UCE).

El comienzo del «caso Dow Corning» tiene su origen en Estados Unidos con la aparición de supuestos efectos secundarios provocados por la silicona. El número de demandantes se disparó, la empresa se vio desbordada y acabó quebrando. El magistrado encargado del caso, Arthur J. Spector, impuso entonces, bajo el «Chapter 11», los pasos a seguir, entre los que estaba la obligación de alertar de sus derechos a todos los potenciales demandantes que vivieran fuera de EEUU. De lo contrario, Dow Corning podría perder el apoyo de las autoridades, esencial para llevar a cabo su Reorganización Financiera.

Así pues, las españolas que quieran presentar una reclamación, hayan o no tenido problemas con sus implantes, deben hacerlo antes del próximo 14 de febrero de 1997. Es la segunda y última oportunidad. En el anterior anuncio, gestionado por el Instituto Nacional de Consumo, menos de un millar de personas mostraron interés.

Algo increíble si tenemos en cuenta que los propios responsables de la multinacional califican de incalculable el número de posibles demandantes en nuestro país.
«El problema para saber de cuánta gente estamos hablando es que nosotros distribuimos nuestros productos a otras muchas empresas. Es muy difícil saber la cifra», Yvan Deurbroeck, delegado para Europa de Dow Corning. Las previsiones que maneja la empresa son desde luego altas, si tenemos en cuenta que se han comenzado a enviar 80.000 notificaciones a posibles demandantes del viejo continente.
En España, las dificultades para localizar a las personas con posibilidad de demandar a la multinacional son mayores debido a que la Seguridad Social sólo realiza este tipo de intervenciones cuando se trata de reconstrucciones, nunca por cuestiones estéticas, que son encargadas a clínicas privadas. Una razón que sumar a la timidez de las posibles beneficiarias de nuestro país, que no quieren entrar en un proceso a pecho descubierto.

Sobre estas líneas, el anuncio aparecidos en la prensa norteamericana: «Las mujeres que se hayan sometido a un implante de pecho pueden necesitar actuar de inmediato para preservar sus derechos». Más adelante se insta a rellenar «uno de los impresos de demanda». La española Angeles Zamora, 52 años, lo hizo rápidamente. En 1984 le implantaron dos prótesis de silicona tras una doble amputación. «Los sufrimientos fueron constantes», cuenta. «No me sustituyeron los implantes hasta que pasé por 5 años de tratamiento psiquiátrico». Angeles demandó en 1991 a Dow Corning. Hoy no lo duda: «Cobraré mi indemnización».

Compartir este post

Repost 0

Comentar este post